Tailgating o infiltración de personas

Pubicado enEnviar un comentarioCategoríasTips

Existe una práctica muy común en las instituciones que consiste en permitir el ingreso de más de un usuario con una sola identificación, representa una de las violaciones a la seguridad más comunes e inocentes. Un empleado que abre una puerta y la mantiene así para que otros ingresen, ya se trate de visitantes sin credenciales o de trabajadores uniformados, genera con este simple gesto de cortesía, la entrada a su edificio de individuos no identificados y no autorizados que podrían tener la intención de dañar la propiedad y a los propios empleados. Esta práctica es conocida como tailgating o infiltración de personas y puede provocar pérdidas muy grandes a las empresas.

Muchas empresas son actualmente vulnerables a una violación de seguridad derivada de esta práctica.

Algunos ejemplos de esta práctica:

  • Acceder a un área restringida entrando justo después de que alguien ha usado su mecanismo de acceso (como son los gafetes o tarjetas de proximidad) y aprovechando el descuido o desatención del personal autorizado.
  • Con apoyo de la ingeniería social, es posible interactuar con las personas y engañarlos haciéndoles creer que son parte de la organización y que están regresando a la oficina después de haber salido a fumar un cigarrillo.
  • Aparentar que se encuentra ocupado al teléfono o sosteniendo algo muy pesado, con el objetivo de que alguien más le brinde el acceso.

¿Cómo minimizar el ingreso de personas sin identificación?

Muchos de los encargados de seguridad en las empresas consideran que una barrera de algún tipo era la manera más efectiva de reducir esta amenaza como pueden ser los torniquetes. Aunque  actualmente se usan diferentes estrategias, las más populares son las barreras de seguridad físicas de algún tipo, así como la capacitación a los empleados, para minimizar la infiltración de personas.

Existen diversas alternativas para prevenir el tailgating, por mencionar algunas:

  • Uso de tarjetas de proximidad.
  • Guardias de seguridad que realicen una inspección visual.
  • Torniquetes que permitan el acceso individual.
  • Sensores que detecten múltiples personas.
  • Controles biométricos.
  • Cámaras con reconocimiento facial.

Las alternativas anteriores pueden ser empleadas de manera individual o mejor aún, en combinación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *